viernes, 26 de febrero de 2010

Ponthieva mandonii Rchb. f.



Pequeña orquídea terrestre que gusta crecer en peñascos arcillosos, en cercanías de ríos y arroyos de montaña, por arriba de los 1200 msnm. En la República Argentina esta citada para las provincias de Salta, Jujuy y Tucumán.



Durante los meses fríos su parte vegetativa desaparece completamente, para comenzar su crecimiento foliar y sucesiva floración al cabo de un mes, a mes y medio después de las primeras lluvias significativas, esto es en los meses de enero y febrero, para el hemisferio sur. Este proceso es posible gracias a sus carnosas raíces que sirven como deposito de energía.



Presenta de tres a cuatro hojas dispuestas en roseta. La inflorescencia comienza su desarrollo en el mes de Febrero, es una espiga laxa, posee entre cinco a seis flores blancas, inrresupinadas, sépalo dorsal oculto por los dos pétalos congruentes, sépalos laterales importantes con margen ciliado. Labelo en la parte superior de la flor, con dibujo verde en proximidad a la columna.




Generalmente se encuentra en laderas orientadas al sur, donde la humedad es mayor debido a la menor influencia de los rayos solares durante gran parte del año. Crece a la sombra de otras plantas, aunque se han podido encontrar colonias que reciben los rayos solares de la tarde, estas plantas presentan follaje e inflorescencias mas compactas que las que crecen a la sombra
.

Colonia con sombra total


Crecimiento con mayor influencia solar.



Fotografías: Juan José Rodríguez.
Texto: Juan José Rodríguez.

martes, 23 de febrero de 2010

Habenaria gourlieana Gill. ex Lindl.





Orquídea terrestre que crece en ambientes higrófilos, sobresaturados de humedad, a veces inundados, en compañía de otras hierbas, las cuales colaboran en sostener su frágil tallo, cuya altura esta comprendida entre 0.60 y 1.20 m de longitud. Presenta raíces fasciculadas, delgadas, sus sustancias de reserva son acumuladas en tubérculos esféricos. Tallo simple totalmente protegido por la hojas envainantes, que remata en una inflorescencia racimosa, con cuatro a once flores de acuerdo al vigor de la planta.




Flores blancas, sépalo superior cóncavo, sépalos laterales falcados, pétalos tripartidos con un segmento muy breve, el central unido al sépalo dorsal, el externo muy largo acompañando los segmentos del labelo, este ultimo tripartido con el segmento medio marcadamente mas corto que los laterales. Presencia de espolón, cuya medida oscila entre 10 a 15 cm., quedando parte del mismo protegido en el interior de la bráctea y que excede notablemente en longitud al ovario-pedicelo.






En esta fotografía el autor retira el espolón del interior de la bráctea para poder apreciar su longitud.




video


Fotografías: Juan José Rodríguez.
Texto: Juan José Rodríguez.


viernes, 19 de febrero de 2010

Cranichis castellanosii L. O. Wms




Pequeña orquídea epifita o litófita, raro terrestre, con raíces fasciculadas carnosas, hojas escasas dispuestas en roseta, de cuyo centro emerge el escapo floral en los meses de enero y febrero (Hemisferio Sur). La inflorescencia es una espiga densa, disponiéndose sus pequeñas flores en el ultimo cuarto superior, además se presentan entre tres a cinco brácteas acompañando el recorrido del escapo.



Sus flores son blancas, pequeñas, inrresupinadas, es decir que no realizan el tradicional giro de 180º como la mayoría de las orquídeas, por lo tanto el labelo se encuentra en la parte superior de la flor. Una de las características más notables para la determinación de la especie es la presencia de cilias, apéndices en forma de pestañas presentes en el lado externo de sus pétalos.




Se la encuentra en ambientes húmedos, penumbrosos, siendo de distribución localizada pero abundante en lugares propicios para su desarrollo. Además de su reproducción sexual, por semillas como todas las orquídeas, esta planta tiene la capacidad de emitir estolones, pequeños tallos rastreros que cada tanto generan nuevos individuos, formándose así verdaderas colonias en un espacio relativamente reducido.






Fotografías: Juan José Rodríguez.
Texto: Juan José Rodríguez.





lunes, 8 de febrero de 2010

Habenaria trifida Kunth.




Orquídea terrestre de entre 40 a 70 cm de alto, que crece en pastizales recibiendo total exposición solar. Sus reservas son almacenadas por un tubérculo esférico, presentando delgadas raíces fasciculadas. Hojas envainantes, en numero de 4 a 5, las brácteas similares a las hojas cumplen la función de proteger al ovario-pedicelo. Se caracteriza por presentar inflorescencias laxas, paucifloras (pocas flores distribuidas de manera espaciada).




Sus flores se disponen en una inflorescencia racimosa, acrópeta (maduran primero las inferiores); sépalos verdosos, los laterales orientados hacia atrás, el dorsal hacia adelante, como protegiendo las estructuras reproductivas mas expuestas, pétalos blancos bipartidos, labelo tripartido con brazo central del mismo largo que los laterales, presenta espolón-nectario con engrosamiento en el ápice.





Por ser sus flores de coloración blanca (atraen polinizadores nocturnos) y por la presencia de esta estructura, el espolón-nectario, es que se podría asegurar que estas plantas son polinizadas exclusivamente por esfíngidos, mariposas de hábitos crepusculares y nocturnos, las cuales presentan una probóscide o espiritrompa, capaz de alcanzar la recompensa que la flor ofrece a cambio de trasladar su preciosa carga, los polinios, a otra flor, para de esa manera intercambiar información y lograr generar nuevos individuos con características genéticas diferentes a sus progenitores, lo que en definitiva promovería la evolución de las especies, a través del mecanismo de la selección natural. Es así que las orquídeas entraron en un camino sin retorno, en que para poder reproducirse necesitan de organismos específicos, con el consecuente riesgo de que al desaparecer estos insectos, o simplemente por reducción poblacional, por fragmentación de los ambientes, indefectiblemente estas plantas comenzaran a transitar el camino hacia una dramática extinción.




Fotografías: Juan José Rodríguez.
Texto: Juan José Rodríguez.

Agradezco al Sr. Ricardo Clark, que me ha permitido recorrer la Reserva del Huaico, de la Fundación Yuchán, en los Altos de San Lorenzo, lugar en que pude fotografiar esta maravillosa especie, y a mi querido hermano, Elio Daniel Rodriguez, compañero incansable de aventuras.

Bibliografía consultada: L. J. Novara y M. L. Chemisqui. 2009. Orchidaceae. En Flora del valle de Lerma 9 (1): 1-64 y figs. Salta.